jueves, 1 de noviembre de 2007

buenas noches...

Desde que ha entrado, tenía la mirada perdida y caminaba cabizbaja. Cuando ha tenido suficiente fuerza como para mirarme, he visto cómo nacían las primeras lágrimas. Me he sentado a su lado. No sabía qué decirle, así que me he limitado a estar cerca de ella. Hace muchos años que nos conocemos y sé que le ocurre.

Vuelve a estar inmersa en aquel mundo oscuro que algunos llaman tristeza. Pese a que la gente opine y diga, ella no puede controlar su estado de ánimo. Si, vuelve a estar hundida. Pero no era como aquella primera vez con el principio de aquel fin. Ahora es más honda. Más sentida. Más profunda. Más solitaria. Ahora es peor.

He escuchado sus sollozos durante largo rato. He oído cómo en cada suspiro susurraba un nombre. He visto cómo le hieren los días internacionales. He palpado el temblor de una desesperación. He creído en la maldad del juego de la vida. He conocido la crueldad de algunas realidades. He descubierto qué es la añoranza más sincera.

Hoy sus recuerdos han viajado años atrás. Han llegado hasta aquel anochecer. Aquellos tres días con tanta gente y una mayor necesidad de estar sola. Sólo hay una cosa que le permito no superar en la vida. Hoy la he mirado durante mucho rato y he visto cómo se deshacía. Se desvanece.

No existe optimismo posible.

Esta noche no quería hablar; sólo necesitaba llorar*

1 comentario:

Arturo dijo...

...bueno si stabas així et perdono que no m'hagis donat la má aquesta nit... i que al sms de ahir hem quedés sense petó...
percert frase del text *he oido cómo en cada suspiro susurraba un nombre*
me l'apuntu i guardo jeje.

un peto per la meva mimada preferida