miércoles, 28 de noviembre de 2007

voltaré.-

Allí cumplí sueños y derramé ilusiones. Era una tierra hecha a mi medida. El color rojizo, el olor tan peculiar y los atardeceres de aquel paraíso convirtieron mi vida en el mejor lugar donde vivir. Cada día pienso en todo aquello que viví intensamente, en todos vosotros, en los niños que me enseñaron algo que jamás había conocido. Aprendí de críos a los que nunca oí hablar. Cada día, el recuerdo resurge para mostrarme que el mundo de ahora no es el mío. Y tengo claro que necesito contaminarme de todo lo que existe allí y que aquí no encuentro por ningún sitio.

Intento que las palabras reflejen aquellos días, pero es imposible. No se puede transmitir con cuatro letras mal escritas sentimientos que se mantienen vivos dentro de mí desde hace años. Aún recuerdo la primera imagen de aquellos niños; fue el principio de la historia de amor más bella. Y doy por sentado que será la más bella de todas, ¿sabéis por qué?... porque nunca acabará. África y yo viviremos el idilio más sincero de todos los tiempos.

A menudo recorro, a través de las fotografías o de aquel cuaderno inseparable, las seis semanas en aquella aldea. Sonrío sólo de pensar en aquella tierra, aquellas gentes, aquellos paisajes. Caí rendida a los pies de un continente que muchos aborrecen, otros ignoran, otros explotan y otros, adoramos.

Enamoradiza de El principito, pasé noches bajo las estrellas esperándolo. Y tuve la suerte, no de conocer a aquel niño con cabellos de oro y un pequeño planeta donde el sol se ponía cuarenta y tres veces en un mismo día; tuve la suerte de conocer a mi principito. Era un niño de tres años, con unos ojos que albergaban más que tres años de vida. Cuando lo encontré por primera vez iba lleno de polvo y me acerqué para limpiarle la cara. Al ponerme a su altura, me abrazó, me dio la mano y caminos toda una tarde por los alrededores de lo que he mitificado como mi paraíso.

Tengo que volver a África
Necesito volver a N'kondezi
Irei ver Paisinho*

2 comentarios:

Arturo dijo...

últim paragraf es el mes sentit i el millor.


porta-m'hi ya!!

Albert dijo...

Un gran blog i moltes coses en comú. Resulta sempre molt interessant trobar persones que comparteixen amb tu mateixos somnis i inquietuts...He llegit el "voltaré", molt bo! Al gener torno cap allà i Déu vol en no gaire més temps també visitaré el sempre màgic Marroc.
Miro el teu perfil del blog i em reulsta familiar; dos adjectius en comú en nomes tres paraules, ens coneixiem d'algo? O és una sorpresa més d'aquest món sonat?

Una abraçada i a seguir creixent com a periodista però sobretot com a persona.

"Vosotros tenéis los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo" Un gran proverbi Tuareg que mai oblidaré aprés perdut en el desert.