viernes, 5 de octubre de 2007

El paisaje más bello y triste del mundo

"Este es, para mí, el paisaje más bello y triste del mundo", Saint-Exupéry

Un desierto y, bajo una estrella, un pequeño principito que cometió un gran error cuando pensó que no llegaba al rango de príncipe. Un desierto africano con una avioneta estropeda y una flor creciendo en medio de la nada. Un paisaje, sin duda, bellísimo y triste al mismo tiempo. Un gran regalo de la naturaleza, espectaculares paisajes y la más mísera pobreza. Y yo lo conocí. No al niño humilde de cabellos rizados sino el país más hermoso y triste.

Tierras rojizas de la sangre que habían derramado sobre ella; selvas verdes a las que el hombre no puede acceder; niños que, sin nada, son felices. Una pequeña aldea y los mayores tesoros que nunca había visto. N'kondedzi. Un verano que cada vez está presente, tal vez porque en breve volveré a repetir.

Justo aquel momento en que me miró, me cogió de la mano y me obligó prometerle que volvería, justo fue ese momento cuando el mundo a mi alrededor se detuvo. Paisinho e eu. El sueño de una periodista en potencia es poder escribir qué fue aquel verano y volver a soñar con aquellos ojos, aquellas sonrisas, aquellos niños...

Mis más sinceras saudades a la tierra del principito, la tierra de baobabs.

1 comentario:

Arturo dijo...

i saps que com mentri el venazo jo tacompanyu!! aixi k deixa de parlar com si fos el cel pk mentren ganes de marxar ;)


percert has fet enveja i un sa fet un propi xdd