lunes, 22 de octubre de 2007

Ingenua rutina

Se sigue despertando esperando aquel mensaje. Sabe que ya no es su turno, que ya no puede sumar, no puede contar... todo cesó en el 28. Durante meses existió un número mágico, el número de ellos. Para que no hubiese quejas, aquella mañana se sentaron en unas escaleras y hablaron largo y tendido de lo que se acercaba. Dispuestos a asumir un nuevo reto, recordaron aquella noche del primer bon dia.


Odia tener que buscarlo en su recuerdo, si quiere tenerlo
odia tener que imaginarlo, si quiere que esté cerca
odia quererlo como aquella primera noche
odia ser incapaz de borrar su recuerdo
odia pensar en él; ya no le pertenece
odia depender de su recuerdo
odia tener un vacío
pero a él es incapaz de odiarlo.


Todo esto me lo contó anoche, cuando no podía dormir...

Ya no existen sus días*

3 comentarios:

Arturo dijo...

oye, ja prou de aquests textos i comentaris negatius de merda (ho sento) que no duen a cap lloc!! no es que el text no m'agradi, ja ho saps, sino del que parles! SUPER M al rescate!!...sino al final hauré de treure al super negre de la butxaca perque et salvi d'una vegada!!!!!

Anónimo dijo...

s� q x tu el dia 22 �s molt m�s q un dia com qualsevol altre...per� ja has aguantat tres dies 22 des del dia q em vas trucar i q jo estava a fuerteventura...per mi, ets una campiona :)
tstimo molt*

Lara

Endeis dijo...

Maria, karinyet, et prometo que arribarà un dia en el que els records no et faran mal.
Un petonet molt fort

Endeis