martes, 9 de octubre de 2007

yo misma

Tras varios intentos frustrados, hoy se presentará. Esta periodista en potencia soñadora y utópica responde al nombre de María Gómez. En potencia, porque justo ahora empieza; soñadora, porque la vida es demasiado cruel; utópica, porque es la palabra de ellos dos. Y las tres en general porque aún le encantaría ser niña. De ahí su pasión por Peter Pan o El principito. Sin embargo, con el paso del tiempo ha aprendido que Peter Pan es un cuento para niños... pero una lección para adultos. Y que El principito es el lugar perfecto para resguardarse de todas las adversidades que se vayan presentando. Infantil, tal vez; pero le tocó madurar demasiado deprisa.

Devoradora de libros, cree que ha leído grandes obras. Por eso está de acuerdo con aquello que un día dijo un poeta británico: algunos libros son inmerecidamente olvidados; ninguno es inmerecidamente recordado. Le encanta aquel momento en que lo único importante es tener un buen libro entre las manos. Intenta acordarse de las grandes citas que hacen relevantes a los libros, pero pocas veces lo consigue. Algunas imborrables pertenecen a la célebre obra de Saint Exupéry. Le encanta que, en su momento, le enseñasen el placer de la lectura.

Y gracias al cine, a menudo corrobora que no hay nada como un buen libro de primero, una película de segundo y, de postres, una tertulia. Demasiadas películas en un saco, ansiosas de salir a la luz, pero poco tiempo para poder disfrutar de ellas. Y es que cuando hay tiempo, muchas veces es la misma película la que se encarga de que le de al play.

Periodista que espera dar la vuelta al mundo, con un bloc de notas y un bolígrafo negro. Ha viajado poco, pero está segura de que sus viajes han dado para mucho, en especial el de aquel verano al continente africano. Selva vírgen y niños que saben qué es la felicidad sin tener casi nada en su haber. Porque aquel mes y medio, algún día, será digno de unas memorias. Porque aquella aldea, en breve, volverá a visitarla.

Entregada en su totalidad a la grandeza del mar y la extensión del cielo. Porque el mar es uno de los lazos que le unen a él; los dos azules y la unión perfecta. Como la que tenían ellos. Conoce los caprichos de la vida y, por eso, está enfadada con ella.

Y entre sus pasiones, amante de una pequeña pulga y de un gran dottore. Disfruta con una delantera de oro y unas carreras de infarto. Pero todo, en directo, muchísimo mejor. Una tarde perfecta de US OPEN, Wimbledon o Roland Garros, entra en sus planes de domingo. Cubrir unos juegos olímpicos, uno de sus retos.


Y lo que más le gusta son aquellos momentos en qué el mundo se detiene y crece como persona. Cuando Raida le preguntó si volvería, allí creció. Cuando conoció a sus angelmans, siguió creciendo. Cuando supo que ya nunca volvería a verlo, creció en su totalidad.

3 comentarios:

Ferran dijo...

M'has deixat molt impressionat. No sabia que tinguessis aquest do. Ara encara m'agrades més. I és que m'he quedat sense paraules.

Un petó,

Arturo (el vostre negre) dijo...

me deixat el msn ences i me trobat amb un link...ets una heroina, ja o saps tu! i ara o sabem els altres encara mes ;). dema et trucu un petooo

Lara dijo...

la meva periodista :)
tinc ganes d veuret!testimo