sábado, 8 de diciembre de 2007

your mim.-

Todo empezó con una sudadera blanca. Los recuerdos me traicionan y hay lagos en mi memoria que no consiguen encontrar cómo avanzó nuestra historia. Pero sí me acuerdo de algunas conversaciones que hicieron que la nuestra no fuera una mera amistad de compañeros de clase. Pensando en todo esto, me doy cuenta de que el tiempo pasa relativamente rápido, menos cuando se necesita de verdad. Hace años que soy mim y, ahora, incluso hay veces que nos olvidamos del origen del mote. Sabes más de mi que seis personas juntas de ti. Y no me gusta. Pero me gusta que siempre estés ahí. Sin embargo, parece que últimamente la seriedad en las conversaciones se apodera de ti para hablar, aunque sin dar protagonismo a nadie. Y de todo aquello que empezó hace mucho a hoy.

Ahora eres un escritor perfecto de cómics con héroes inventados o sacados de cuentos donde los villanos, cada vez, lo son un poquito menos. Eres un cinéfilo experto en películas protagonizadas por Denzel Washington o princesas encantadas. Eres, como todos, un añorado de aquello que un nuevo continente ha albergado durante cinco meses. Eres poseedor de una presencia abrumadora con un porque yo lo valgo de pies a cabeza.

Por todo esto, mi pequeño regalo*

2 comentarios:

Arturo dijo...

...i un altre grácies... i ja nose ni quants t'he n'haig de donar... però que sapigues que es el millor regal que tinc i que tindré, i que cada cop t'aprecio mes i mes.
i parem ja que hem poso sentimental muaaaaaaaaaaaaaaak

J Saladito dijo...

Viva el catalá.
Síiiiii.

Tetitas...

Dímelo, te escribo mientras cago. Me gusta El Rey León, a ti también. Claro que siiiií.

Un beso, tu anacardo paniaguado.