viernes, 27 de junio de 2008

heridas confiadas.-

El leve raciocinio que queda ha perdido el pulso que ha mantenido durante días con el corazón. Y un puño destrozado, y remojado por todas las lágrimas que ha tenido que secar, plasma el desgarro, otra vez, vivido. La desesperación hace mella, por enésima vez. Alguien dijo que la historia era cíclica y fue un líder revolucionario quien avisó de que la historia me consumirá. Yo no soy historiadora y ni muchos menos revolucionaria. Simplemente vivo la revolución de la vida y me amparo a todos sus caprichos. Y por eso tengo claro que la historia también me consumirá.

La repetición de la desdicha se cuela por el pequeño resquicio que no quise cerrar... para dar otra oportunidad. Pero, ¿de qué sirvió? Me volví a hundir en la miseria de lo no correspondido para reaccionar demasiado tarde y ser consciente de que el camino recorrido en contra dirección ahora ya empieza a ser demasiado difícil para deshacer. ¿Pasar página? Un calvario. Siempre me equivoco cuando tengo que escoger y pocas veces escojo de manera superficial. Sabía que me costaría volver a confiar, pero lo hice. Sin querer, me ayudó. Hasta que llegó la decepción, otra vez. El lastre de cualquier ser humano.

Agoté las vidas de este juego que algunos llaman amor y otros prefieren no nombrarlo. Y no por la extensa lista sino por el desgaste sufrido con los pocos que la configuran. Jamás me arrepentiré de ser así, pero me canso. Y esto puede llegar a su fin. Me niego a buscar más un príncipeazul. Consciente de que no existen, sé que algunas los encuentran. Por eso, me quiero ir. Lejos de todo y de todos y de toda aquella ansiedad que provoca el ser un desastre en el mundo de la perfección amorosa.

Hiere la decepción y se desvanece la confianza*

2 comentarios:

karmeta dijo...

El amor verdadero sólo existe en las canciones de Laura Pausini...

Mientras tanto, no te mires en el espejo y mira a tu alrededor, descubrirás a personas que "sufren" tu misma situación...


No lo olvides.

Arturo dijo...

doncs jo t'admiro... el teu "estimo massa" no el sent tothom, i sigui o no correspòs, per o no per sempre, és algo maco.

suposo que et toca ser her0ina* 24h els 7dies de la setmana, però tot i que veig que no t'agrada, per mi, si fossis mortal com els demès, perdries la màgia, ja ho saps.


PD:jo vull llegir coses tan brutals però positives, i sense perdre la her0icitat*. I d'aquí poc espero que així sigui.


un petó s0l* presi0s* i mim0s*