domingo, 29 de junio de 2008

héroes inexistentes.-

La noche se cierna sobre los tejados. La desesperación se filtra por los maltrechos edificios para reposar en cuerpos inertes con espíritus destrozados que ya no albergan vida alguna. El sollozo es lo único capaz de quebrantar el silencio nocturno, donde las estrellas no osan, ni tan siquiera, brillar. Los cuerpos no ansían nada porque nada merece la pena. Reposar con vida pero parecer un ente muerto es consecuencia de no encontrar un lugar en este enorme mundo. O encontrarlo pero saber que es un sitio imposible en el que vivir. Caras que desprenden poder frente a la pequeñez de otro ser. Miradas que todo lo arruinan. Palabras inexistentes que reiteran que todo acabó. Permanecer en un lugar donde la solución está en desvanecerse de él. Y aparecer lejos de todo. No es huir, es alejarse del daño perenne que reposa en cada instante del día. Duradero y, cada vez, más dañino. Una sensación no apta para héroes.

Ellos son los más vulnerables a la realidad del mundo. Los que soportan y aguantan con un interior fragmentado en mil pedazos imposible de reconstruir por el dolor. Un aliciente que aumenta con el tiempo y disminuye con la cantidad. Porque llega un día en que la cantidad es tan elevada que ya no se siente nada más. La vulnerabilidad se ha consumado y toda ansia se ha acabado. Para los héroes, ser queridos es una quimera y amar es una droga que crea adicción.

Las lágrimas les brotan sin razón. Tal vez las espinas clavadas en todo su cuerpo sean el motivo. Pero más que las heridas físicas son aquellas que no se ven, sólo se sienten. Muy en el interior. El desgaste es incompatible a las ganas de seguir. Es incongruente que un héroe sea alguien que se quiere rendir, que se ha rendido. Pero los héroes no tienen fuerzas de por vida. Por eso, los que empezaron de muy jóvenes el final les llega antes. Y yo sé que alguien, ayer, cuando la espesa noche caía sobre ellos, moría como héroe. La humillación sobrepasó el límite y la decencia desapareció.

El héroe inexistente se desvanece*

t'hagués pogut estimar...

1 comentario:

Arturo dijo...

Joder...


i avui deixaré nomes aquest comentari...


l'haguessis...